jueves, 12 de octubre de 2017

Mónaco ya tiene su príncipe


A Charles Leclerc le aguarda un gran futuro tras proclamarse campeón de GP3 en 2016  y de Fórmula 2 en 2017 (FOTO:www.motorsport.com)

No, no hablamos ni de las seis victorias de Ayrton Senna en Mónaco y ni mucho menos del príncipe Alberto de Mónaco. Hoy toca analizar al piloto local, a ese nuevo talento en ciernes que ha sido campeón de la Fórmula 2 en Jerez y ya mira con todo su arsenal a la Fórmula 1.

Jerez no ha sido más que el colofón a lo que se llevaba barruntando desde que la Fórmula 2 se inició en Bahrein. Poco dejaba Charles Leclerc a los demás en clasificación. Únicamente Oliver Rowland y Nobuharu Matshushita consiguieron apartarle alguna vez del más privilegiado de los lugares para partir en la prueba.  Ocho de diez en poles son números para temblar
Hay que echar la vista muy atrás para ver a alguien imponerse con tal autoridad en la categoría, y más siendo el año de su debut. Sí, hablo de los tiempos donde Lewis Hamilton empezaba a forjar su leyenda y su sitio en Mclaren, hablo de compararle con ese piloto que a día de hoy está a punto de ser tetracampeón y que ha batido registros de Ayrton Senna y Michael Schumacher.  Y sí, en el pilotaje no se parecerán en demasía.  Hamilton era agresivo, se lanzaba nada más ver el hueco y metía el Art Grand Prix por donde parecía no haber espacios. Leclerc en cambio es más pausado y más frío, de ritmos más constantes y eso le eclipsaba más los domingos en las pruebas de parrilla invertida.

En el año de su estreno, y empalmando cetros de GP3 y Fórmula 2, Leclerc ha barrido a otros más veteranos como Rowland, Markelov y ni qué decir la diferencia abismal con los Canamasas o Cecotto, que aún falta comprensión para saber qué siguen haciendo ahí después de una década. Y no sólo eso, sino que ha asestado un durísimo golpe moral a su compañero tanto de la Ferrari Driver Academy como de Prema Powerteam, Antonio Fuoco.

Sólo las dos citas de Abu Dhabi separan a Leclerc de poder pensar en el futuro, en una Fórmula 1 en la que en su más que probable debut en 2018 suena fuertemente para firmar por Sauber. Una gran cesión de Ferrari a fin de foguear a su nueva gran perla a la vez que probará en los restantes libres de los viernes para el equipo suizo.

domingo, 8 de octubre de 2017

Alonso y Massa le dan la carrera a Hamilton, Ferrari le regala el mundial


Sebastian Vettel se muestra extremadamente serio a sabiendas de que con este abandono, dice adiós a casi todas sus opciones de título (FOTO:Lars Baron/GETTY IMAGES)

Desde Maranello tienen dos opciones, o abrir una línea de investigación para ver si alguien le ha lanzado un vudú o directamente ver qué está ocurriendo. Desde el principio, se veía que Vettel no tenía ritmo, perdía posiciones hasta que desde el box decidían retirar su coche. La causa es una bujía, una de esas piezas nada caras que ya a De la Rosa le costó el podio en Austria allá por el año 2000 con el modesto Arrows, y que ahora deja de manera cuasi definitiva sin mundial a “Seb”.

La situación a día de hoy es la siguiente. Queda cuatro carreras y Hamilton las puede realizar con la calculadora en la mano, sin forzar en ninguna de ellas si así lo desea. Porque ya en Austin dentro de quince días puede salir campeón si vence y Vettel no puede superar la sexta plaza. Con lo cual el epílogo del mundial 2017 está escrito a falta de la firma de su autor.  Hasta el propio Vettel lo admite a pesar de que es uno de esos depredadores que no sueltan a su presa. “¿Se me va el mundial? No hay que ser un genio para verlo” decía después del abandono. Así que la pregunta es, ¿en qué circuito se certificará lo que es ya una certeza?


La carrera en sí volvió a ser un tira y afloja entre Hamilton y Max Verstappen. Red Bull ha encontrado ritmo en carrera y eso le está llevando a hacer un final de campeonato fuerte, con disposición a subirse a lo más alto del cajón. Mediada la misma, desde el box de Mercedes las cuentas no eran nada claras y Bottas a falta de parar y verse lastrado al principio por los Force India, debía hacer de escudero. Es poco entendible que metieran al finlandés a cambiar gomas cuando aún Max no le había superado ni estaba en condiciones de hacerlo. Podía haberse dejado el holandés mucho más tiempo tras él si le hubieran mantenido en pista consiguiendo así que Hamilton se llevara una victoria cómoda. Cosa que a la postre no fue así. Desconocemos si la fiabilidad de ese bólido 44 empezaba a resentirse o el segundo juego de neumáticos decía basta, lo cierto es que el Red Bull de Verstappen se había echado encima y ni siquiera el Safety Car Virtual por el pinchazo de Stroll le había facilitado las cosas. Max estaba dispuesto a atacar hasta que en el último giro llegaron a la altura de Fernando Alonso y Felipe Massa en su brega por el último punto. El juego de los egoísmos se ponía sobre la mesa y eso se tornó en contra de Verstappen, cuando ni Alonso por segundo Gran Premio consecutivo ni Felipe Massa respetaron las banderas azules

domingo, 1 de octubre de 2017

Max Verstappen se impone a un Hamilton de calculadora

Segunda vez en la vida de Max Verstappen que sube a lo más alto del cajón del Gran Circo, todo en una prueba en la que los Red Bull tuvieron un ritmo muy competitivo (FOTO:www.thesun.co.uk)

Los planetas se habían alineado de nuevo a favor de Mercedes. Vettel partía último y por mucho que hiciera quedaba sin opciones salvo que la lluvia o una locura de carrera le encumbrara hacia la victoria o en su defecto arruinaran a Hamilton. Otra prueba más que era propicia para Ferrari y otra vez más que se quedan sin poder pelear, aunque en esta ocasión sea por infortunio y no por graves meteduras de pata.

Verstappen acosó desde el principio a Hamilton hasta rebasarle. Todo parecía estrategia y teatro para Mercedes esperando al golpe final, pero nada más lejos de la realidad. En el equipo de Hinwill les costaba encontrar el ritmo y Verstappen se marchaba, era hora de no forzar para las balas plateadas, de mantener mecánicas a salvo y amarrar unos puntos que les acercan más a otro cetro mundial. Un segundo era bueno, no había que asumir riesgos y así lo hizo Lewis Hamilton.
El nuevo ídolo de los países bajos ganó, y como dato curioso, consigue la victoria cada vez que Daniil Kvyat es bajado del monoplaza. Lejos de eso, Vandoorne y Pérez luchaban en una gran carrera para ambos por ser el primer “mortal” en pista mientras que Vettel venía remontando, apostando por el compuesto superblando en estrategia cambiada para asaltar a Ricciardo, que parecía que tendría problemas para retener a Vettel cuando éste llegara a su altura y en verdad lo único que hizo fue enseñarle la zanahoria, aguantar neumático y dejarle tirado en las últimas vueltas asegurando así su tercer lugar.


Lejos de esas posiciones pudimos ver una prueba dentro de los parámetros normales. El citado Vandoorne no se corta al empezar a discutir la hegemonía de Alonso en Mclaren, Gasly tuvo un debut correcto sin sufrir los problemas de fiabilidad de Sainz Jr mientras que Magnussen se reivindica como un piloto duro y agresivo.  Lejos quedaba la tapa de alcantarilla que en los Libres 1 del viernes cortaba el neumático de Grosjean y nos asustaba a todos. 

martes, 26 de septiembre de 2017

Daniil Kvyat, última víctima de la trituradora

Tras ascender al primer equipo de Red Bull y descender de nuevo al filial en detrimento de Max Verstappen, la mala campaña del ruso ha forzado su cese en detrimento de Pierre Gasly.

Del cielo al infierno, así es la vida en la Fórmula 1 de Daniil Kvyat. De ser tomado en cuenta para el primer equipo en sustitución de Sebastian Vettel a ser una víctima más de la cantera más poderosa y controvertida del gran circo, donde otros como Vergne, Da Costa Alguersuari, Ammermuller, etc se vieron succionados de la noche a la mañana sin comerlo ni beberlo.

Pocos se acordarán de los dos podios de Daniil en la Fórmula 1, y aunque no sea un piloto de los grandes, sí que ha ido demostrando cosas cuando la presión menguaba sobre él. De hecho, fue campeón de GP3 y demostró en esa categoría más tablas que su actual compañero Carlos Sainz Jr, ese mismo que hoy suma 48 puntos por tan solo 4 del ruso.

Kvyat podía ser rápido, pero se ha visto desbordado por la presión. Nos atreveríamos a decir que jamás se repuso del varapalo de 2016 cuando fue descendido a Toro Rosso para subir a Max Verstappen. Los accidentes en las dos últimas carreras probablemente no fueron más que el detonante para el ascenso de su nueva perla y protegido, simplemente llegó el pretexto perfecto que Red Bull esperaba a fin de tomar una decisión cantada.

Aunque duela decirlo, la carrera del ruso en la Fórmula 1 parece tocar a su fin con tan solo 23 años en una puñalada que le impide buscar otro volante con las escuderías casi cerradas de cara a 2018. Tal vez considere ser probador a sabiendas de que su número de kilómetros en pista será reducido, o tal vez decida emprender la aventura de Buemi en la Fórmula E en busca del talento perdido.


La otra cara de la moneda es la de Pierre Gasly. El galo ya había dejado caer que podía acabar la temporada como titular en Faenza, pero los rumores no apuntaban a la dirección del despido de Kvyat, sino que tomaban giro hacia un posible debut prematuro de Carlos Sainz Jr con Renault a sabiendas de que los del rombo les cuesta aguantar a Palmer aunque éste finalice su vínculo a finales de 2018. Y es que Gasly ha sido campeón de GP2 en 2016 después de dos temporadas y media y también existen comparativas del pasado con Sainz Jr. En World Series el francés fue subcampeón superado por el madrileño. Por lo que tendrá que hacerse valer en su estreno y dejar patente que su actual segundo puesto en la general de la Superformula de Japón no es casual. 

domingo, 17 de septiembre de 2017

Ferrari tira a la basura medio campeonato



El fallo garrafal de Ferrari en la salida del Gran Premio de Singapur, con choque entre sus dos monoplazas, puede costarles muy caro

Lo peor que le podía ocurrir a Ferrari le ha ocurrido. A Mercedes nunca se le ha dado bien Singapur y en general es un equipo que cojea en circuitos de más chasis que potencia. Vettel partía desde la pole y el primer bólido plateado estaba en tercera línea. La situación era idónea para que el teutón recuperara el liderato perdido hace quince días y hasta desde Mercedes admitían estar en clara inferioridad en el trazado nocturno.

La primera carrera nocturna con lluvia de la historia estaba a punto de arrancar, eso daba una oportunidad a los de Brackley pero ni en sus mejores sueños pensaban que ocurriría lo que ocurrió. Vettel arranca mal y gira a fin de defender su posición, Raikkonen no calcula bien las distancias y choca con Verstappen haciendo el perfecto juego de bolos con el mismo Max, Alonso y su compañero de equipo Vettel en lo que puede ser el Gran Premio de las oportunidades perdidas. Todo lo que Raikkonen había podido dar a Ferrari este año se lo quitaba de un plumazo transformando el cuento de Hadas en el Thriller de Psicosis que se emitiría en Maranello.  

Pasado el galimatías, Hamilton no podía ni creerse que la victoria estaba en su bolsillo, que con enseñar la zanahoria a Ricciardo valía, y que en un circuito de los denominados Ferrari iban a salir estos últimos con un cero perdiendo medio mundial.

La pista se secaba muy poco a poco, e igual que Hamilton no asumía riesgos, Renault también echaba al vacío sus opciones de podio con una estrategia que rayaba lo incomprensible. Mientras tanto, Carlos Sainz Jr se convertía en uno de los héroes del día finalizando cuarto, aguantando los envites de Sergio Pérez para ser el primero de los mortales, y en su cabeza rondará el pensamiento de que una avería de los galácticos le habría catapultado a ser el cuarto español en subir a un podio de F1 tras Alfonso de Portago, Fernando Alonso y Pedro de la Rosa.


Para cerrar, es de justicia dar al Cesar lo que es del Cesar. Y si hace unas semanas vertíamos críticas feroces contra la FIA y Charlie Whiting por su forma de gestionar las carreras, hoy lo han hecho todo de diez. Nos han dado una carrera en lluvia, con salida en parado y sabiendo perfectamente cuando había que sacar a pista el Safety Car y cuando retirarlo. Ha prevalecido su criterio sobre el egoísmo de muchos pilotos. 

viernes, 15 de septiembre de 2017

El fin a una unión llena de espinas


Mclaren y Renault han llegado a un inhóspito acuerdo con carambola a tres bandas. Los de Woking ponen fin a una tortuosa aventura con Honda, que a partir de ahora motorizará a Toro Rosso mandando a Carlos Sainz jr al equipo oficial de Renault (FOTO:www.skysports.com)

Se acabó, confirmación de un divorcio que era secreto a voces. Mclaren y Honda separan sus caminos antes de lo previsto, y es que segundas partes nunca fueron buenas. De ser un binomio histórico que hizo triunfar a Senna y Prost a llevar a los de Woking al desastre absoluto, a ser una escudería mítica descendida a los infiernos donde campeones del mundo como Fernando Alonso o Jenson Button no fueron capaces de reconducir una situación desesperante.

Se terminó para todos el vía crucis que desde el principio no dio los resultados esperados. Cada comunicado de optimismo llegado desde Japón no era más que una cortina de humo, un hablar mucho pero trabajar poco en pos del éxito.

Desde el principio de esta unión, se vieron los despropósitos a cada cual peor desde Japón. No había potencia ni fiabilidad, y así era imposible competir para cualquier piloto que se subiera a ese carro. A Stoffel Vandoorne le ha venido bien como temporada de fogueo, pero no así para Fernando Alonso o Jenson Button, quienes sólo brillaban cuando los trazados eran angostos dejando al aire libre las carencias de un motor mediocre metido en un buen chasis que podrían haber dado buenos resultados. “Tengo un motor de GP2 dijo una vez el asturiano desesperado en radio”. A lo que podríamos responderle que al menos los motores de la GP2 (renombrada como Fórmula 2) no se rompen.

¿Qué deparará el futuro?

Con esta ruptura, Mclaren comenzará una nueva y extraña asociación con Renault a fin de que los galos les suministren propulsores. Red Bull no ha ejercido el derecho de veto y ahora es cuando empieza a funcionar el rompecabezas. Para Mclaren era Honda u Alonso, habían de decidir por una de las dos partes y se han inclinado por cotejar al asturiano a fin de mantenerle una temporada más en sus filas. Algo que aún se está pensando el bicampeón mundial, ya que sin la aportación económica de Honda, Fernando habría de renovar a la baja si quiere mantenerse en la Fórmula 1 a falta de opciones ganadoras, sus caminos son aceptar eso, marcharse a una Williams que a día de hoy tampoco puede ofrecer nada competitivo o poner punto y final a su estancia en la máxima categoría para valorar la Indy Car a tiempo completo o el WEC

Para no incumplir la normativa de suministrar motores a más de tres equipos, Renault abandonará Toro Rosso y ahí recalará Honda. Ahora, el propulsor del país del sol naciente suministrará a una escuadra que no le presionará, que no le exigirá lo mismo que una de las más laureadas ni se expone al ridículo de antaño de tener su propio equipo oficial. Perfecto para intentar continuar el desarrollo y de marchar las cosas por muy buen camino, puede salir ganando a la larga Red Bull e incluso ejercer su tanteo colocando a Matshushita en Toro Rosso como hombre de máxima confianza en Honda. Más leña al fuego ha llegado cuando se sabe que Red Bull no seguirá aliado con Renault a partir de 2019, por lo que su equipo filial se va a convertir más que nunca en el banco de pruebas que tanto les es necesario a fin de cerrar el trato con Honda para ambas escuadras.  


En este trato tan rocambolesco entra el nombre de Carlos Sainz Jr, que cumplirá su deseo de dejar la estructura de Red Bull y fichará por Renault como parte del acuerdo a tres bandas. El madrileño por fin podrá salir del letargo y de ese estancamiento al que el equipo austriaco le iba a someter en su equipo filial partiendo de esta manera a una escuadra con expectativas de futuro y que podría proporcionarle un monoplaza competitivo a medio plazo. 

domingo, 3 de septiembre de 2017

Lewis Hamilton se coloca líder en territorio hostil

Hamilton, silbado en el pódium, le ha robado el liderato del mundial a Vettel en su propia casa, donde Ferrari naufragó desde el sábado con la lluvia (FOTO:www.gpudate.net)

Tal vez empiece a ser preocupante para Ferrari que desde 2010 no puedan ofrecerle a los Tifossi una victoria en casa, en el templo de la velocidad. Pero que encima pierdan el liderato del mundial justo en este Gran Premio ha sido un golpe muy fuerte para los de Maranello.

Esta es la típica carrera que empezó a fraguarse el sábado. Fue crucial que con la lluvia y la mala gestión de Ferrari, el que Mercedes pusiera a Hamilton con la 69 pole de su carrera haciendo añicos el record que poseía Michael Schumacher ya era importante. Pero si encima conseguían colocar coches más lentos en seco como eran Stroll y Ocon detrás pues el 90% del trabajo estaba hecho. Todo se reducía a mantenerse líder en la salida y que la mecánica respondiera como así lo hizo. No había más historia, Vettel tenía que ir perdiendo tiempo con monoplazas más lentos a los que Raikkonen le era cuasi imposible superar y eso ya iba a ser crucial e insalvable. Cuando el teutón quiso reaccionar, la diferencia con las balas plateadas era casi de diez segundos y subiendo. Era inútil buscar otra estrategia, la carrera y la cabeza del mundial estaba perdida para ellos.

En estas, Vettel se conformaba con un podio que al final corrió mucho riesgo gracias a Daniel Ricciardo. Sí, el australiano otra vez anda por ahí sin hacer ruido, remontando a la chita callando y apostó por un superblando que propició que “Seb” tuviera que forzar para no ser cazado.
También hay que citar a los Stroll y Ocon que tanto lucieron el sábado. Como era de esperar, sus monoplazas no daban más y perderían posiciones. Aún así, el galo brilló con la sexta plaza y Stroll tuvo que protegerse de Felipe Massa al final.

Si Riccardo ha sido la cara de la moneda en Red Bull, la cruz una vez más se la lleva Max Verstappen. No es el año del holandés para nada y ahora un pinchazo por roce en el embudo de la salida le mandó al último lugar, teniendo que pelearse por los puntos. Al menos, adelantamiento tras adelantamiento, se habrá divertido.


Y por último, Mclaren ha estado mejor de lo que se esperaba en un circuito que no se ajustaba a sus virtudes. Monza era potencia contra un motor Honda que tiene en la misma su talón de Aquiles. Aún así, Stoffel Vandoorne estaba metido en la porfía por los puntos mostrando que la segunda mitad de temporada del belga está siendo para tenerla en cuenta. En cambio, Fernando Alonso bastante tuvo con su brega con Palmer antes de que ambos se vieran obligados a retirarse.