lunes, 7 de agosto de 2017

Los futuros luchadores por el título

Charles Leclerc, al igual que hace en Fórmula 2, ha encabezado la tabla de tiempos en los ensayos post Gran Premio de Hungría (FOTO:www.Autosport.com)

Con Fernando Alonso habiendo cumplido recientemente los 36 años, Vettel y Hamilton abandonando la cifra de los patitos y los tests de rookies en Hungría, debemos pensar que el relevo generacional está muy próximo. Tanto es así que dos de los pilotos que están llamados a pelear en el futuro por ser campeones ya los tenemos plantando batalla sobre el asfalto. Sí, hablamos de Esteban Ocon y Max Verstappen. Dos viejos conocidos de categorías de base que se enfrentaron por última vez en Fórmula 3 con superioridad y cetro final para el piloto galo. Los caminos de estos dos bravos contendientes se separaron brevemente cuando Verstappen ascendía meteóricamente a la Fórmula 1 y Ocon volvía a ganar en GP3 antes de su breve paso por el DTM.

Ocon y Verstappen ya han demostrado de que pasta están hechos. El de Force India no ha parado de crecer desde que hiciera media temporada en Manor y fuera colocado por sus mentores de Mercedes en la escuadra de Vijay Mallya. Ahí ha conseguido que los máximos responsables olviden pronto la baja sensible de Nico hUlkenberg y se pueda pensar en el francés como el digno sucesor de Alain Prost si continúa en sus progresos. Por lo pronto, Pérez no se pasea ante él. 

Por otro lado, Verstappen es de esos que te hacen reencontrarte con la Fórmula 1 de antaño y del cuerpo a cuerpo, y a buen seguro habría dado muchos más titulares en los tiempos donde la tecnología no se imponía a las manos. Pero aún así, y “capado” por tanta electrónica, ya se ha mostrado agresivo tanto en defensa como en ataque, algo que suscita división de opiniones entre sus rivales. Lo cierto es que en Toro Rosso se impuso a Sainz y en Red Bull no le pone las cosas fáciles a Ricciardo.

No podemos olvidarnos ni mucho menos de Charles Leclerc. La Fórmula 2 está siendo su consagración. Es el hombre pole carrera tras carrera y nos podemos tirar a la piscina cuando aseveramos que desde tiempos de Hamilton hace una década no se veía a nadie con tal autoridad, aunque los domingos peque de conservadurismo y le cueste más tirar el monoplaza de Prema Powerteam contra sus rivales. Quizás, con cincuenta puntos de ventaja sobre Oliver Rowland en la general, se puede permitir el lujo de arriesgar menos y tomar la calculadora de cara a las pruebas al sprint.


Otro nombre que ha sonado con mucha fuerza en Hungría es el de Lando Norris. Un joven británico de 17 años apadrinado por Mclaren y que incluso bajó los tiempos logrados por Fernando Alonso. Quizás tenga razón Gerhard Berger cuando declaró que su depósito estaba vacío en la vuelta que ha dejado tantas columnas periodísticas. Aún así, sin la mayoría de edad y estrenándose en Fórmula 1 hay que tener muy en cuenta ese registro al igual que será menester seguir sus evoluciones en la Fórmula 3. Ahí marcha segundo a escasa distancia del regularísimo Maximilian Günther.  

miércoles, 2 de agosto de 2017

El papel del piloto reserva


Imagen de Paul Di Resta con Williams en Hungría supliendo a Felipe Massa (FOTO:www.thebestf1.com)

Sábado por la mañana en Hungría y finalización de los Libres 3. Felipe Massa se sintió indispuesto y Paul Di Resta fue requerido de urgencia para subirse al Williams. Hacía cuatro años que se separó del camino de Force India y sin comerlo ni beberlo se veía de nuevo compitiendo, viéndose obligado a quitarse el óxido a marchas forzadas, lanzado directamente a la calificación sin hacer ninguna sesión preparatoria.

En carrera no pudo finalizar y bastante papel hizo. Pero realmente, su actuación en Hungría debería reabrir el debate sobre el rol que actualmente desempeñan los pilotos reservas de las escuderías.
Hasta hace unos años, cuando alguien tenía que subirse a sustituir a otro piloto por eventualidad, se veía que conocía el coche, que nada más salir a pista podía ser competitivo y estar al nivel de lo que el equipo le pedía como son los casos de De la Rosa cuando pilotó para Mclaren o de Gené cuando hubo de suplir a Montoya en Williams amén de otros variopintos ejemplos. ¿Por qué con Di Resta y otros no ocurre eso? Pues son dos motivos muy claros:

El primero de ellos es que son unas víctimas de la reducción de tests para el abaratamiento de los costos. Anteriormente tenían un papel activo y muy importante en cada test. No eran solo reservas, sino que su voz y su hacer en pista era tenido en cuenta para la evolución del coche. A día de hoy pocas pruebas se hacen y las que se llevan a cabo las copan los titulares, por lo que el papel de un piloto reserva queda relegado a un simulador que por muy realista que sea, nunca llegará a ser tan veraz como salir a pista.

El segundo es la escasa confianza que el equipo tiene en ellos. A día de hoy no los ven como alguien a quienes puedan meter a probar en los Libres 1 o dar algunas vueltas en los tests. Los encierran en los simuladores citados en el anterior párrafo y se olvidan de que el tercer piloto tiene que conocer perfectamente el coche y estar en forma por si tiene que pilotar.  Como hemos dicho, cuando Gené, De la Rosa, Salo, Wurz, etc han debido de cubrir suplencias, las hicieron conociendo cada detalle del coche que llevarían y ello auguraba un buen rendimiento. En el último caso de Di Resta sólo hemos visto que por todo lo expuesto se ha enfrentado a todo un monoplaza y unos neumáticos desconocidos, algo que debería ser inadmisible en cualquier equipo. E igual que Di Resta también sufrió Badoer en las dos carreras que reemplazó a Massa en Ferrari. Sí señor, en los 90 Badoer no es que fuera un ducho, pero ni mucho menos era la risión de la parrilla ni el pufo que parecía ser en Ferrari cuando doce años después tomó parte con un coche que apenas pudo tocar.


Conclusión a todo. Los equipos deben empezar a valorar más el desempeño de sus pilotos reservas y darles más kilometraje en pista para que estén en activo. El no conocer el monoplaza y el óxido son sus principales enemigos en caso de tener que volver al ruedo. 

domingo, 30 de julio de 2017

Vettel gana la carrera de los escuderos

Kimi Raikkonen escoltó a Vettel durante más de media carrera facilitándole la victoria (FOTO:Medios oficiales de la Fórmula 1)

Durante todo el fin de semana habíamos visto a los Mercedes y los equipos que montan sus motores sufrir algo más que en otros Grandes Premios. Ferrari, que parecía empezar el principio del fin de su derrota ante los de Brackley, para nada hincaron su rodilla en el suelo y renacen en en Hungaroring poniendo tierra de por medio.

La prueba en general ha sido de protagonismo para esos segundos pilotos, de conversaciones en los muros para las complicadas tomas de decisiones. Desde el principio se veía a una Ferrari por su sitio y los comisarios que parecían ser algo más “tikis mikis” que en otras citas. Lo de Verstappen fue exagerado ante un lance que tendrá que aclararse de puertas para adentro en Red Bull. Sin esos diez segundos de penalización al holandés, tal vez le habríamos visto luchar por la victoria. Pero no ha sido así, y esos mismos comisarios que lanzaron sus cuerdas contra Verstappen no nos privaron del duelo español, ese entre un Alonso y un Sainz que completaban a nivel individual su mejor carrera de la temporada y que dejaban de lado la amistad que les une fuera de la pista para bregar dentro de ella y como no, en los boxes entrando a la par.

Volviendo a la cabeza, Vettel perdía ritmo y Raikkonen pedía paso. No se lo otorgaban dejando patente lo jerarquizados que son desde Maranello con sus pilotos. Priorizaron el gran botín que Vettel debía obtener si quería volver a abrir hueco en la general. Por lo que el trabajo de “Iceman” había de convertirse en clave cuando Hamilton llegaba cuando a él si le habían dado paso sobre Bottas. El británico no pudo ni enseñar su coche al finlandés y cumplió su promesa de dejar el sitio en el cajón para Bottas. Un acto de caballerosidad sí, pero de esa caballerosidad que quién sabe si puede costar cara cuando en Abu Dhabi se cierre el telón lamentando los puntos que le dejaron al bueno de Valtteri.

Hay más ejemplos de escuderos que en este Gran Premio han tenido su papel. Uno de ellos es Jolyon Palmer, que aterrizaba con la espada de Damocles sobre su cabeza. Renault había puesto presión a sus dos hombres durante la semana para puntuar. Ninguno de los dos lo hizo y nadie puede asegurar que Palmer esté en Spa después del parón y con Kubica amenazando su puesto. Pero hizo trabajo de equipo y facilitó el desempeño de Hulkenberg cuando se lo requirieron. La pelota sobre si ha sido esta la última prueba o no de Jolyon está en el tejado de Enstone.

Para finalizar, tampoco podemos pasar por alto el papel de Di Resta. La indisposición repentina de Massa le hizo subirse al Williams tras cuatro años sin competir en Fórmula 1. Cumplió su cometido metiendo al bólido dentro del 107% y bregando con os Sauber hasta que su mecánica le hizo retirarse. 

domingo, 16 de julio de 2017

Drama final en Ferrari y el campeonato patas arriba

Ferrari, incapaz de seguir el ritmo de Mercedes, se hundió en el último giro con los pinchazos de Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen. (FOTO:www.soymotor.com)

Mercedes está progresando por encima de Ferrari en este ecuador de mundial. El merme de puntos de Hamilton hacia Vettel era cuestión de tiempo y la distancia de un solo punto entre ambos ponen al británico como favorito. Y más aún cuando Verstappen, con mejor salida que Vettel y mucha brega para mantener su posición de podio ralentizaba al alemán, haciéndole perder toda esperanza de llegar a la cumbre de la prueba. Vettel tuvo que tirar de undercut para anteponerse al holandés, pero ya era demasiado tarde y la distancia con Hamilton y su compañero Raikkonen se antojaba insalvable.

Si las cosas acababan así, “Seb” se encontraba en disposición de minimizar el daño. Pero todo se le complicó. Bottas hizo una estrategia conservadora al principio para apostar por un final agresivo y que le dio grandes resultados. Vettel para él apenas fue obstáculo ante la facilidad con la que le sobrepasó y el vuelco vino en el último giro. Raikkonen perdía la segunda plaza en favor de Bottas por pinchazo, Verstappen y Vettel corrían la misma suerte en esta conclusión de locura volteando todo en la general.


En resumidas cuentas, sol para Mercedes y nubarrones para Ferrari en un Gran Premio en el que hubo otras cosas dignas de mención, y no nos referimos únicamente a la pantalla protectora probada el viernes y que no acaba de convencer a los pilotos, sino de la actuación de Hulkenberg sacando más partido a una Renault que trata de crecer, la remontada de Daniel Ricciardo y sobre todo, la cruz con la que tendrá que cargar Kvyat al dejar fuera de carrera a Carlos Sainz Jr provocando un segundo incidente después del de hace siete días que costó la retirada de Alonso y Verstappen.  Tal vez esto provoque que en la cúpula de Red Bull le redacten el finiquito a final de campaña.

martes, 11 de julio de 2017

Sainz Jr contra la dictadura Red Bull

Precisamente en territorio Red Bull ha estallado la guerra entre Sainz Jr y la escuadra de Helmut Marko tras las últimas declaraciones del piloto madrileño.

Más que espectáculo en pista, Austria nos ha dado titulares. Desde el cerrojazo de Mercedes y Ferrari a una hipotética llegada de Fernando Alonso al conflicto engendrado entre Carlos Sainz Jr y Red Bull.

Quién sabe si la noticia germinaba durante la semana, pero su eclosión vino el viernes en rueda de prensa.  Algo tan aparentemente baladí como “un cuarto año en Toro Rosso es improbable, mi prioridad es Red Bull” ha levantado una gran polvareda en el seno de las bebidas energéticas propiedad de Dietrich Mateschitz. Y es cierto, nadie ha tenido nunca ese cuarto año en Toro Rosso. ¿Por qué interesa tanto ahora mantener tanto a Sainz como a Kvyat? Muy sencillo, a excepción de Pierre Gasly, poco o nada tienen a corto plazo dentro de su programa y subir a Niko Kari cuando el prometedor finés se encuentra estancado en el inicio de temporada de GP3 y aún no sabe lo que es puntuar suena cuanto menos precipitado e irreal.

Las declaraciones de Sainz Jr son una declaración de intenciones. O bien es sabedor de que tiene ofertas de cara a 2018 o simplemente acaba de tirar un órdago a la grande a esos jefes que se han puesto nerviosos en demasía. Le recuerdan su contrato de cara a 2018, ese mismo papel que ahora les parece una biblia escrita y que no dudaron en romper arruinando la carrera de pilotos como Jaime Alguersuari o ninguneando a Sebastian Bourdais. Tal vez Sainz sabe lo que le hicieron a Alguersuari, el descenso al ostracismo de Buemi recuperado por ser uno de los punteros en Fórmula E, la humillación a Kvyat la campaña pasada, etc. Todo vale en la casa autoritaria del “harás lo que se te diga y no chistes”.


“No muerdas la mano de que te da de comer” añadiendo Christian Horner el “sin nosotros no estaría en la Fórmula 1”. Pues me van a perdonar ustedes señores de Red Bull, pero ustedes siempre han sido muy selectivos a la hora de acoger a sus promesas, les han exigido todo en categorías de base, les han metido en duelos entre sí dentro de la misma categoría y podemos hacer una larga lista de nombres que ustedes han ido dejando en la cuneta por no responder a las expectativas. El de Carlos Sainz no es uno de ellos y si ha llegado hasta donde ha llegado es por pura y dura meritocracia. A pesar de ello para ustedes señores de Red Bull, Sainz Jr ha sido poco menos que un segundón a sus ojos. Él ganó las World Series y aún así prefirieron subir al recién fichado Max Verstappen que aún con talento, no tenía palmarés en monoplazas y solo un año de experiencia en Fórmula 3. Ustedes no sabían qué hacer con el madrileño y gracias a la firma de Vettel por Ferrari tuvo el hueco que a pulso se ganó. Sí, estuvo a punto de ser un nombre denostado por su política como lo han sido Alex Lynn y muy recientemente el Pierre Gasly que ahora se pierde por tierras japonesas después de cumplir sobradamente sus requisitos. Así que no hablen como los salvadores de Carlos Sainz, como los señores a los que todo se lo debe porque no es así. Y si no quieren dejar volar a Carlos valoren si les conviene sentarlo en el banco con contrato en vigor pagando un sueldo más o pagar el finiquito de su salida mientras consigue puntos para otra escuadra que es rival directo de ustedes. 

domingo, 9 de julio de 2017

Bottas gana por una vuelta

Probablemente una vuelta más hubiera cambiado el desarrollo de la prueba. Pero Bottas aguantó el tirón final de un Vettel que afianza su liderato (FOTO: www.gpudpate.net)

Las pequeñas gotas de la mañana dejaron paso a un cielo de nubes y claros con alguna gota dispersa al final. La opción de lluvia era casi nula pero no así un principio y final de carrera un tanto movidos.

Empezamos por la salida. Como bien dice Alonso, “Kvyat ha jugado a los bolos” arruinando la carrera del asturiano y lo que es peor a los ojos de Red Bull. La de Max Verstappen, por lo que no sabemos si esa imagen y además en casa le puede costar cara al piloto ruso al final de campaña. El otro tema es la salida de Bottas, investigada por posible anticipación pero las imágenes no permiten aclarar al cien por cien la situación, si bien parece que el finés arranca en el momento clave y les roba la cartera a todos al límite del reglamento pero de manera legal.

De Hamilton, que había partido octavo por la penalización de cinco posiciones al sustituir caja de cambios, estaba llamado a poner el espectáculo en carrera, pelear con mucha hambre tras la polémica de Baku sin sanción a Vettel y con ganas de remontar al estilo Turquía 2006 cuando acariciaba el campeonato de GP2. Pero nada más lejos de la realidad. El Hamilton que se observó hoy fue un Hamilton apagado, sin el “Hammertime” activado  y teniendo que remontar el base a estrategia una vez había caído en el juego de Raikkonen cuando “Iceman”, en colosal trabajo de equipo, le frenaba permitiendo a Vettel no tener que observar en su retrovisor mancha plateada alguna. Quizás el británico pueda rozar el aprobado con el final ante Ricciardo, apretando lo que no apretó en las 70 vueltas anteriores para lanzarse a por un podio en que no pudo estar presente. Más merecedor de ese cajón ha sido la consistencia del australiano durante toda la prueba, tan consistente como Grosjean, que a la chita callando arranca un buen botín para Haas con su sexta plaza y aunque poco se hable de él, su carrera es cuanto menos digna de mención.


Volvemos a hablar de Bottas, sí, ese que parecía disfrazado de Hamilton durante los primeros ¾ de carrera para al final sucumbir a la hoy alta degradación de los neumáticos. Victoria merecida para el de Mercedes pero no sin ese halo de suspense cuando Vettel había conservado mejor sus gomas y en el último giro comprometió su triunfo. Su titular en el post-carrera es “Aún estoy en la lucha por el campeonato”. En otras palabras, ya no le vale con ser el segundo de Hamilton que suma puntos vitales para Mercedes, quiere más, mucho más. 

domingo, 2 de julio de 2017

Fernando Alonso, en el epicentro del mercado

En los últimos días, y con previsión de una “Silly Seasson” un tanto movida, Fernando Alonso está en boca de Ferrari para un posible regreso (FOTO: www.thebestf1.com)
El mercado de pilotos de cara a la próxima temporada está en su punto de ebullición. Fernando Alonso predijo un mercado muy agitado, con sorpresas y por ese camino marchan las cosas.

El nombre que está en boca de todos es precisamente el de Fernando Alonso. Él quiere un proyecto ganador ya, algo que Mclaren no le puede ofrecer e incluso las relaciones con Honda se han tensado al culparle desde Japón de su divorcio con la escudería de Woking. Flavio Briatore ha alimentado más la “bicha” abriendo las puertas de su regreso a Ferrari, que esta vez si se encuentra en vía ganadora y fuera del equipo el mismo Marco Mattiacci con el que no guardó buenas relaciones. Un regreso que aunque se apunte como sustituto de Raikkonen, no está tan clara esa premisa a sabiendas de que le tocaría compartir box con otro gallo en un equipo que siempre ha definido un primer y segundo espada con mucha claridad. El caso es que Hamilton ha insinuado posibilidad de retirada y marcarse otro Rosberg a final de año, y en Italia ya hablan de que Vettel ha firmado un precontrato con Mercedes, algo que allanaría el camino de regreso a Maranello del asturiano con la incógnita de quién sería su compañero si Raikkonen también opta por colgar el casco. Se podría barajar la opción del fichaje de Ricciardo, “ascender” a Grosjean o arriesgar con su joya que despunta en Fórmula 2. Hablamos sí, de Charles Leclerc.

Si en Mercedes suenan tibias voces de retirada de Hamilton, Vettel se perfilaría como el recambio si de verdad existiera ese precontrato firmado por ambas partes, pero hay un nombre a tener en cuenta y que nadie ha metido en la ecuación. Hablamos de Max Verstappen, la gran promesa actual llamada a ser campeón del mundo a corto plazo. Mercedes ya le tentó cuando estaba en Fórmula 3 y no sería descartable que le lanzara la caña si Red Bull no progresara. Bottas finaliza contrato y está cumpliendo su cometido, por lo que lo lógico sería pensar en su renovación aunque podrían ver a Ocon con diferentes ojos por su buena etapa en Force India.

Si en Red Bull alguno de los contendientes cambia de aires, Carlos Sainz Jr estaría en la pole para ese volante y Gasly debería ser su sustituto natural en Toro Rosso. Eso sí, al español podrían salirle otras novias en Renault o Mclaren.

Force India es el equipo que más dudas nos deja en cuanto a qué ocurrirá con ellos. Aún con las tensiones recientes entre Pérez y Ocon, han encontrado un equilibrio cuasi tan bueno como cuando tenían a Hulkenberg en sus filas. Todo ello podría saltar por los aires si Ocon es reclamado por Mercedes y Pérez se planteara aceptar una posible oferta de Renault. Quizás Mercedes podría compensar al equipo indio con un intercambio Bottas-Ocon.

Williams ha pasado de ver la retirada en falso de Felipe Massa a su posible continuidad en 2018. Stroll está encontrando su sitio y es la escuadra menos probable para un intercambio de cromos a no ser que Bottas valorara su regreso a Hinwill si no es renovado en Mercedes.  

Haas también es otro equipo con muchas incógnitas y donde Ferrari puede meter a sus jóvenes promesas. Grosjean es el que menos enteros tiene para vestirse de rojo el próximo año sin ser descartable su nombre. Magnussen tampoco se sabe a ciencia cierta qué hará y en la recámara estarían los nombres de Giovinazzi y Leclerc.

La Renault en formación es otra escuadra bastante apetecible para los pilotos. Hulkenberg continuará salvo sorpresa mayúscula y Palmer, con dos paupérrimas campañas en su haber, tiene pie y medio fuera del equipo. Las opciones más sonadas son Sainz Jr y Pérez sin cerrar la puerta al regreso de Grosjean a la que ha sido su casa. Kubica ha probado recientemente un Renault de 2012 tras su accidente en rallies y las sensaciones que ha tenido no han sido malas, pero se antoja hipotético su regreso al Gran Circo.

La lógica nos habla que en Mclaren se debería dar continuidad a la apuesta hecha por Vandoorne. Y con Alonso más fuera que dentro de Woking, Sainz Jr y la vuelta de Button son las opciones más viables y probablemente las únicas.


El último equipo a analizar es Sauber. Será motorizado por Honda y eso puede cambiar muchos planes como dejar fuera de la Fórmula 1 a Pascal Wehrlein contra todo pronóstico pudiendo prescindir de Marcus Ericsson. Los japoneses querrán al menos a un hombre de su confianza y el nombre de Button habría que tenerlo en cuenta al igual que el de Nobuharu Matshushita.